Lo que necesitas saber

El costo emocional del cáncer

Recibir un diagnóstico de cáncer no es fácil para nadie. Cuando uno se enfrenta a esta situación, vienen preguntas como: ¿sobreviviré? Y también, ¿cómo pagaré los tratamientos? Desgraciadamente, el cáncer es una enfermedad cuyos tratamientos pueden costar cientos de miles de dólares.

Karina Candelario, sobreviviente de cáncer, comparte la experiencia de su lucha en contra de la enfermedad en sus aspectos físico, psicológico y económico.

Al momento de ser diagnosticada, Karina era una joven de 25 años, independiente, profesional y madre de un niño pequeño. “Tenía una dieta vegetariana, no bebía, no fumaba, salía bastante, me disfrutaba mi juventud. Pero aparte de todo, siempre quería ser lo más saludable posible”.
 

El diagnóstico

En un chequeo de rutina, los médicos de Karina notaron que sus plaquetas estaban bajas. De 150,000, que es lo mínimo normal, las llegó a tener en 37,000. Debido a los niveles alarmantes, Karina fue referida de emergencia a una hematóloga oncóloga quien, al hacerle las preguntas de rutina y los análisis correspondientes, le indicó que el diagnóstico era inminente. La joven recibió el diagnóstico de Leucemia AML.
 

¿Qué vino a tu mente cuando conociste tu diagnóstico de cáncer?

“La primera fue, me voy a morir. La segunda fue, ¿quién se queda con mi hijo Enrique? La tercera fue, tanto que uno se protege para que estas cosas no le pasen”. Karina se preocupó mucho por el futuro de su hijo, además del de sus finanzas. ¿Cómo iba a poder mantener su hogar y sobrevivir la enfermedad a la vez?
 

¿Pensaste alguna vez en una póliza de cáncer?

“Sí y más aún cuando me la habían ofrecido hace unos meses y no la cogí, porque le dije al representante, eso a mí nunca me va a dar”. En términos económicos, el momento más difícil fue cuando, a pesar de tener plan médico, Karina supo que no tenía cubierta para sus tratamientos en Houston, Texas. No solo eran los tratamientos, sino también los costos de estadía, comida y alquiler de auto, entre otros.
 

¿Qué consejo les darías a esas personas que no toman en serio una póliza de cáncer?

“Fui yo la primera que dijo que eso nunca me iba a pasar. Nunca sabemos las vueltas que da la vida, no sabemos dónde vamos a estar parados mañana. Yo entiendo que deberíamos todos tener la seguridad de una póliza de cáncer para que no lo tengas que pensar mientras estás cogiendo el tratamiento”.

Mira la entrevista completa aquí.