Orientación

5 cosas que debo revisar sobre mi seguro de cáncer

Cuando adquieres un seguro de cáncer, es necesario que conozcas todos los detalles que componen la póliza.  Hay personas que se enfocan en el costo de la prima, pero no están al tanto de los detalles de cubiertas, deducibles y procedimientos, entre otros. Si aún no tienes un seguro de cáncer y estás por adquirirlo, asegúrate de obtener esta información antes.

  1. Verifica las limitaciones en la póliza

Las pólizas de seguros de vida tienen limitaciones financieras con algunos riesgos. Por ejemplo, ciertos procedimientos u otros gastos médicos pueden sobre pasar el millón de dólares, pero la cubierta de tu póliza solo cubre $500,000. Antes de autorizar cualquier procedimiento, es importante que estés al tanto de todos los detalles de la cubierta de tu póliza.

  1. Condiciones externas no cubiertas

El paciente de cáncer puede experimentar otros problemas de salud mientras está en tratamiento. Algunos de los problemas que atraviesan durante la quimioterapia o radiación son infecciones, diabetes y pulmonía. Estas condiciones muchas veces no están cubiertas por la póliza de cáncer.

  1. ¡Ojo con el límite de tiempo!

Ciertas pólizas tienen un periodo de espera mandatorio de hasta 30 días para dar inicio a la cubierta. Algunas limitan el pago de los beneficios cuando se cumplen los términos de tiempo de la póliza. Para evitar situaciones como esta, todos los años se deben revisar los términos y detalles de pago de las pólizas.

  1. No dupliques las cubiertas, ¡es costoso!

Se recomienda comenzar por una cubierta básica y, luego, determinar qué necesidades están desprovistas en la póliza principal.  Asegúrate, que al momento de combinar pólizas, las cubiertas no sean repetitivas, sino complementarias. De este modo, evitarás duplicar gastos.

  1. ¡Qué no te sorprendan los gastos adicionales!

Los gastos adicionales relacionados al tratamiento de cáncer son sumamente costosos y, en la mayoría de las pólizas estos no están cubiertos. Es importante, que tengas presente la inversión que se requiere para satisfacer, entre otras, necesidades de cuidado en el hogar, transportación y rehabilitación para un paciente de cáncer.